Google+

29 nov. 2013

Beneficios de Cocinar con Niños

Ya os adelanté en el post de Cookies con Smarties que uno de mis placeres es compartir la cocina con mis hijos. Considero que son muchos los beneficios de realizar esta actividad con nuestros pequeños, tanto para ellos como para nosotros. Para empezar, es tiempo de calidad el que les dedicamos en la cocina. Eso sí, para disfrutarlo de verdad, hay que dejarles hacer y olvidarnos del plato perfecto. Otro factor importante para el éxito es hacerles partícipes desde el principio, hay quien recomienda discutir con antelación la receta e ir ya juntos a comprar los ingredientes.

Para las que tengáis hijos un poco melindrosos con la comida, la buena noticia es que por norma general, se comen mejor aquello que ellos han preparado que un plato servido en la mesa en cuya elaboración no hayan participado. No os digo de empezar con una merluza a la gallega, porque probablemente el niño no vuelva a pisar la cocina en su vida...Habrá que decantarse por recetas dulces, y un consejo, si aún así oponen cierta resistencia al delantal, no falla un 'y si nos queda bueno, mañana lo puedes llevar al cole para tu desayuno y el de tu profe'. ¡Ya veréis cómo les cambia la cara!

Una vez superadas estas primeras incursiones a su medida, podemos aventurarnos a cocinar con ellos algún plato para la comida familiar del domingo con el que papá o los abuelos se sientan súper-orgullosos de su pequeño chef...

Y aquí os cuento mi experiencia con el pescado...ese gran incomprendido de los niños que antes descartamos. Hay que pararse en la pescadería cada vez que vayamos a comprar con ellos, incluso cuando no tengamos pensado comprar pescado. Les llama mucho más la atención que la carnicería, donde por suerte no ven el animal en cuestión entero y sin despellejar...Una pescadería es como la naturaleza muerta. Es el óceano sin agua. Peces de todos los tamaños y formas, hay que pararse a verles los dientes, los ojos, si tienen o no la lengua grande...Ya veréis cómo pronto se convierte en su parada preferida...'-¿Dónde está el niño? - En la pescadería'.

Y habrá alguna, como yo, que puede ir incluso un paso más allá. El pescado de la pescadería viene del mar, del río, del lago...La que tenga uno de estos accidentes geográficos a mano no tiene más que hacerse con una caña y lanzar el anzuelo un domingo de buena mañana...Os garantizo una de esas experiencias que nunca se olvidan, de las que hablábamos en Cocinando Recuerdos, y a vuestro hijo saboreando un buen pescado fresco...

 

¿Qué tal unas sabrosas sardinitas fritas?

Ingredientes y preparación

-Sardinas limpias
-Sal
-Harina
-Aceite de oliva

Tan sólo hay que pasar las sardinas por la harina y un poco de sal, freírlas en aceite, y aquí el resultado...


¡Buena pesca y buen provecho!

No hay comentarios:

Publicar un comentario